Diabetes en perros

Síntomas de la diabetes canina, causas y tratamiento

Diabetes en perros
Contenido del artículo
  1. ¿Qué es la diabetes canina?
  2. Causas de la diabetes en perros
  3. ¿Hay tipos de diabetes en los perros como en los humanos?
    1. Diabetes Mellitus en perros
    2. Otros tipos de diabetes caninas
  4. ¿Cuáles son los síntomas de diabetes en los perros?
  5. ¿A qué edades y razas afecta la diabetes en los perros?
  6. Tratamiento de la diabetes en perros
  7. ¿Hay alguna noticia alentadora sobre la curación de la diabetes en los perros?

Según diferentes estudios sobre su incidencia, 1 de cada 500 perros pueden desarrollar la diabetes, y esta cantidad va en aumento.

¿Qué es la diabetes canina?

La diabetes es una enfermedad crónica propia del aparato endocrino. La glucosa no es metabolizada correctamente por el organismo del perro y provoca el aumento de ésta en el torrente sanguíneo con niveles elevados.

En los intestinos se procesan los hidratos de carbono consumidos por el perro en su alimentación transformándose en glucosa. Así como para la absorción de los compuestos resultantes del proceso digestivo de las grasas y las proteínas, para la metabolización la de la glucosa, las células necesitan de una hormona segregada por el páncreas que se llama insulina.

Causas de la diabetes en perros

Si el páncreas del perro no produce suficiente insulina o, simplemente, no produce insulina, las células tienen la incapacidad de poder asimilar la glucosa y ésta aumenta en sangre.

La insulina es producida un por un tipo de célula propia del páncreas, la que en medicina se denomina "célula beta".

Un grave daño al páncreas como una infección puede provocar daños en las células beta y éstas tener problemas en la producción de insulina de forma irreversible, hasta dejar de producir insulina.

Diabetes en perros
1 de cada 500 perros pueden desarrollar la diabetes

En el umbral del 28 por ciento de los perros diabéticos, la diabetes se ha desarrollado por un daño pancreático.

La alimentación diaria del perro con los piensos y las golosinas industriales y otros productos procesados, es un factor que puede provocar daños en el páncreas si no se suministra una comida con el contenido adecuado de nutrientes y equilibrio de enzimas para cada perro y raza y activar así la diabetes. Un exceso de grasa o de alimentos muy procesados que han perdido la mayoría de los nutrientes esenciales en la alimentación de nuestra mascota canina es para tener muy en cuenta a la hora de pensar si estamos haciendo lo correcto y si nuestro perro tiene buenos hábitos de alimentación.

Nuestra gama de dieta barf es idónea para perros diabéticos, porque no llevan hidratos, que es lo que en mayor medida provoca las subidas del índice glucémico. También cualquier variedad de nuestros piensos deshidratado para perros son muy recomendables para perros diabéticos, porque solo llevan arroz, y ningún cereal que suba el índice glucémico.

Dieta Barf para perros
Alimentación 100% natural de máxima calidad

Dieta Barf para perros

Pienso natural para perros
Descubre nuestro alimento deshidratado de la mejor calidad

Pienso natural para perros

Según la Asociación Mundial de Veterinarios de Pequeños Animales, en España entre el 20 y el 40 por ciento de los perros padecen sobrepeso u obesidad, trasladado en cifras y teniendo en cuenta que hay unos 5 millones de perros registrados hay entre 1 y 2 millones de perros con este problema y que pueden desarrollar la diabetes, al igual que la falta de ejercicio es un hábito que tampoco ayuda, sino agrava el riesgo. Esto son cifras lo suficientemente significativas para darnos cuenta de la relevancia de la diabetes en los perros y tener conciencia de ello tomando las decisiones oportunas si se dan estos factores de riesgo.

Diabetes en perros
En España entre el 20 y el 40 por ciento de los perros padecen sobrepeso u obesidad

Otro tipo de problema en el páncreas que  puede desarrollar la diabetes en los perros es que haya alguna complicación debido a la evolución de lo que se denomina una enfermedad autoinmune, que consiste en que el cuerpo produce anticuerpos que combaten a las células beta evitando la producción de insulina.

Se sabe, por diferentes estudios y experiencias dilatadas de los muchos profesionales veterinarios que tratan esta enfermedad, que durante dos semanas después del ciclo del celo en las hembras, los ovarios producen una hormona llamada progesterona, que puede inducir a un aumento en la producción de la hormona del crecimiento que puede cohibir la función de la insulina, con lo que hay cantidades suficientes de insulina pero no pueden hacer su trabajo. El cuerpo de la perra detecta el alto nivel de glucosa en sangre y una carencia de la misma en las células a lo que el páncreas responde con un incremento de la producción de insulina. Esto provoca el agotamiento de las células beta con el tiempo y producen poca insulina o dejan de producirla. En esta situación la diabetes está en su fase inicial. Por tanto este punto debe de ser tomado en cuenta por los dueños de hembras, sobre todo aquellos que están dando tratamientos inyectados a sus perras contra el celo, ya que estas inyecciones son pura progesterona y su frecuente y repetido suministro puede activar el mecanismo de desarrollo de la enfermedad.

Otra hormona a tener en cuenta como inhibidor de la insulina es la cortisol por lo que hay que tener también especial cuidado y control sobre los tratamientos con esta hormona por el riesgo que supone para que el perro contraiga diabetes.

Diabetes en perros
En España entre el 20 y el 40 por ciento de los perros padecen sobrepeso u obesidad

¿Hay tipos de diabetes en los perros como en los humanos?

Aunque no hay actualmente definidos criterios aceptados en el ámbito internacional para su clasificación, si se tienen en cuenta la usada para los humanos, se estima que más de la mitad de los casos de perros diabéticos estarían englobados en el grupo de la diabetes de tipo 1, la conocida como Diabetes Mellita o Diabetes Mellitus, siendo este tipo el objeto de más estudios y el más diagnosticado y tratado.

Diabetes Mellitus en perros

La diabetes mellitus canina se caracteriza por la destrucción de las células beta del páncreas que hace una nula producción de insulina.

Al igual que pasa en nosotros, los humanos, se cree que hay ciertas predisposiciones genéticas que pueden llegar a producir la activación de la diabetes, aunque como ya hemos comentado, hay otros factores ambientales que podrían desencadenar una respuesta autoinmune del cuerpo.

Otros tipos de diabetes caninas

Los casos restantes tienen con probabilidad otros tipos específicos de diabetes debido a alguna alteración pancreática, por resistencia a la insulina (a ésta se la denomina de diabetes de tipo 2), o inducida.

¿Cuáles son los síntomas de diabetes en los perros?

Los síntomas de la diabetes canina son muy claros. En el caso en que se hayan observado estos síntomas es suficiente para tener que consultar lo más rápidamente posible a nuestro veterinario para la realización con mayor premura de las analíticas correspondientes y así tratar lo antes posible la enfermedad:

El perro orina más de lo normal:
La glucosa en la orina atrae líquido de más.

El perro tiene más sed y bebe más de lo normal:
Al orinar más, el perro necesita más líquido.

Excesivo apetito:
Debido a la incapacidad de las células de quemar proteínas, grasas y glucosa de forma normal, el perro tiene más hambre. El apetito excesivo en el perro puede ser síntoma de diabetes, en otros problemas más graves e incluso el perro puede llegar al llamado “coma diabético”, por el aumento exagerado de los límites máximos de glucosa, pudiendo provocar la muerte.

Rápida pérdida de peso:
Aunque coma demasiado se observa que está adelgazando muy rápido. Si las células carecen de energía suficiente el cuerpo del perro utiliza las grasas almacenadas “de reserva” a mayor velocidad.

El perro está cansado o aletargado:
La misma causa de déficit energético de las células del cuerpo del perro tiene que ver con este síntoma de cansancio o letargo.

El aliento puede olerle como a acetona:
Los ácidos grasos que se liberan al quemar la grasa rápidamente que tiene nuestro amigo canino como reserva, hacen que el hígado los almacene favoreciendo lo que se llama el “hígado graso” y creciendo éste de tamaño -el hígado ralentiza su actividad de desintoxicación del cuerpo- empezando a funcionar mal. Esto puede generar una liberación excesiva de sustancias parecidas a la acetona que son tóxicas y que provocan en nuestro perro malestar general, náuseas y vómitos.

La vista:
La vista de nuestro perro también es susceptible de daño por los altos niveles de glucosa en sangre provocando un nublado de la lente en el ojo, las llamadas cataratas, que son un clásico como enfermedad en el ojo canino.

Otra cosa a tener en cuenta es que la excesiva cantidad de glucosa tanto en sangre como en la orina genera un mayor riesgo de infección en órganos como la vejiga porque la glucosa es bastante “atractiva” para las bacterias ya que, es también para ellas, una fuente básica de energía.

Como también ocurre en el ser humano diabético, la curación de las heridas es más lenta y, por tanto, riesgos de infección por lo que han de tenerse muy controladas y cuidadas para evitarlo desde que los perros se las hacen o son detectadas.


En esta primera parte del artículo te hemos explicado su origen y varios de los síntomas que aparecen en el can. En esta segunda parte de la diabetes en los perros terminamos hablando de ella en lo que respecta a la predisposición en las razas y su tratamiento.

¿A qué edades y razas afecta la diabetes en los perros?

La diabetes en los perros es más frecuente a partir de los 7 o los 9 años.

En el caso de las perras es más frecuente el desarrollo de la diabetes que en los perros.

Se puede dar un mayor riesgo de desarrollar diabetes en los perros de las siguientes razas:

  • Keeshond
  • Caniche
  • Puli húngaro
  • Pinscher Miniatura
  • Samoyedo
  • Bobtail
  • Daschund
  • Springer Spaniel
  • Alaska Malamute
  • Schipperke
  • Schnauzer Miniatura
  • Spitz Finlandés
  • Chow chow
  • West Highland White Terrier
  • Beagle
  • Cairn Terrier
  • Dobermann
  • Golden Retriever
Razas de perros propensas a sufrir diabetes
El doberman es una de las razas con mucha predisposición a la diabetes canina

Tratamiento de la diabetes en perros

El veterinario hará las analíticas de orina y de sangre para diagnosticar o no definitivamente la diabetes y se tendrán en cuenta los niveles normales de la glucosa como control. Las analíticas podrán repetirse después de un tiempo para ser contrastadas con las primeras y así ser más exactos en el diagnóstico, habiendo seguido las recomendaciones con respecto a la alimentación o dieta que ha de seguir el perro por el veterinario durante este período de tiempo para comprobar si con los cambios que se han hecho en su dieta ha habido una reacción del páncreas y sus células beta y se han normalizado los niveles de glucosa.

En sangre los niveles normales suelen estar entre 67 y 125 mgr/dl y en la orina lo normal es entre 2 y 10 mgr/dl. Estas medidas pueden variar algo, dependiendo del laboratorio donde se realicen los análisis. De todas formas es el veterinario el que debe de opinar si son o no correctos.

Una vez diagnosticada la enfermedad habrá que centrarse en cómo poder tratarla y, al ser una enfermedad crónica, se deben de tener unos cuidados diarios algo mayores que con un perro sano.

Al haberse comprobado la poca o nula producción de insulina habrá que proporcionar la cantidad suficiente de manera externa y esto se hace por medio de inyecciones subcutáneas diarias y en la misma hora del día por el propietario del perro. Tanto en el momento anterior de la inyección como después de 7 u 8 horas de haber sido inyectado, el perro ha debido de comer. Las unidades de insulina y la cantidad de inyecciones serán indicadas por el veterinario en base al peso corporal del perro y su nivel de glucosa en sangre.

En un principio puede que se tarde tiempo en ajustar correctamente los niveles de insulina a inyectar por lo que hay que tener tranquilidad, mucha paciencia y seguir escrupulosamente las indicaciones y recomendaciones del veterinario. El seguimiento regular de estos niveles es muy importante en los primeros momentos para la dosificación definitiva y se realizan mediante análisis alrededor de las 7 horas siguientes a la administración de insulina, momentos antes de la segunda comida. Al igual que para los humanos, hay aparatos que se pueden adquirir para realizar las analíticas por el mismo dueño que son muy exactos en la medición de glucosa.

Administración de insulina en perros
La diabetes en los perros tiene que ser controlada a diario para su tratamiento y administración de insulina

Para alivio de los dueños que tengan un compañero con esta enfermedad una vez que se establece la cantidad justa de insulina a inyectar sólo se debe de volver al veterinario 1 vez cada 3 meses para los controles y posibles ajustes.

Puede haber días en los que el perro no come o vomita, en este caso se ha de consultar al veterinario los posibles ajustes en la administración de insulina.

La insulina que se utiliza para inyectar en la mayoría de los perros es humana, ya que, como hemos dicho, en ambas especies el desarrollo, la evolución y el tratamiento de la diabetes es idéntica y la hormona tiene la misma estructura en ambos sin mayores problemas de compatibilidad conocidos.

Es conveniente saber que hay varios tipos de insulina, de acción rápida, acción intermedia y acción lenta. El veterinario ya prescribirá la cantidad que sea necesaria y cuándo hay que administrarla. También hay que tener en cuenta que hay varios tipos de grosor de las agujas ya que la diferencia de grosor de la aguja hace que su caudal determine la cantidad de insulina que va al cuerpo del perro, dependiendo también de la raza de perro.

La alimentación en perros diabéticos se basa en un control de la ingestión de hidratos de carbono, esta es una de las claves. A más hidratos, más unidades de insulina necesitarán. El control de las grasas también es muy importante. El veterinario será el que dé las pautas de alimentación con respecto a las dosis de insulina.

El determinar el nivel de ejercicio también es importante para dar el aporte calórico diario al perro diabético y también dirigido por el veterinario.

¿Hay alguna noticia alentadora sobre la curación de la diabetes en los perros?

Como una referencia positiva con respecto a las investigaciones y evoluciones de los tratamientos enfocados a la curación de la diabetes en los perros, hay que decir que hace algunos meses un equipo de investigadores encabezados por la doctora Fátima Bosch de la Universidad Autónoma de Barcelona, han logrado curar la diabetes de tipo 1 en perros, por medio de la terapia génica.

Esto es un paso adelante para la curación de la diabetes en los perros y también abre expectativas positivas en los humanos.

Para ver más información al respecto de las varias terapias génicas este enlace puede ser de mucha utilidad: http://es.wikipedia.org/wiki/Terapia_g%C3%A9nica

CookiesWil, como empresa que elabora galletas artesanas para perros, así como snacks y premios, hechas en casa, con ingredientes 100 % naturales y muy saludables ha reparado en la necesidad de tener una línea de galletas caninas de gran calidad enfocadas a dar un gustazo a tu perro diabético sin que esto le repercuta en su enfermedad, así como para perros un “poquito obesos” que estén siguiendo una dieta pobre en grasas. Galletas para perros CookiesWil bajas en calorías como las de merluza con brócoli, fresas y coco o guisantes y zanahoria pueden ser un complemento ideal a su dieta.

Dieta Barf para perros
Alimentación 100% natural de máxima calidad

Dieta Barf para perros

Pienso natural para perros
Descubre nuestro alimento deshidratado de la mejor calidad

Pienso natural para perros

comments powered by Disqus