10 consejos para un buen cuidado de la boca del perro

10 consejos para un buen cuidado de la boca del perro

El cuidado de la boca del perro es fundamental para una buena salud en tu mascota.



¿Sabías que el cepillado regularmente de los dientes de tu perro junto con una dieta saludable y un montón de juguetes usados para masticar puede hacer que se mantenga su boca sana por muchísimo tiempo?

Muchos perritos muestran signos de enfermedad de las encías en el momento en que traspasan la edad de cuatro años, ya que no se le da a la boca una atención adecuada.

Un mal cuidado de la boca del perro puede traer consecuencias graves en su sistema digestivo, sobre todo en el hígado, los riñones y en el tracto intestinal. Si el perro no tiene una dentadura sana no mastica, por tanto, no digiere bien los alimentos y esto provoca diversos trastornos en su nutrición diaria.

En este post te damos 10 recomendaciones a tener en cuenta para un buen cuidado de la boca de tu perro.

1. Cuidado de la boca del perro. La prueba del aliento.

El aliento de tu perro es el primer punto en el que puedes fijarte para saber si puede haber algún tipo de problema en su boca. Su boca no es precisamente un campo de lirios, ¿verdad?

El mal aliento en un perro es de lo más común,aunque no significa que sea lo normal ya que puede traer problemas más graves como una gingivitis o una periodontitis.

Si el mal aliento se acompaña de una pérdida de apetito, orina excesiva o vómitos, deberías visitar al veterinario.

2. Examen periódico de su dentadura y encías.

Es conveniente, una vez a la semana, levantar a tu perro los labios y examinar sus dientes y encías. En una boca sana, las encías deben de tener un color rosita, no blanquecino o muy rojo y no deben mostrar signos de inflamación. Los dientes deben de estar limpios, sin las placas de sarro ya marrón.

Cuidado de la boca del perro El examen semanal de la boca del perro es muy importante para su cuidado. Así como cepillarle los dientes dos o tres veces a la semana.



3. Los signos de una enfermedad oral a tener en cuenta en el cuidado de la boca del perro.

Si observas los siguientes signos en la exploración de la boca del perro deben de ser revisados por un veterinario:

El mal aliento.

El babeo excesivo.

Encías inflamadas.

Tumoraciones en las encías.

Quistes debajo de la lengua.

Dientes flojos o piorrea.

4. Una limpieza dental regular para prevenir la caries.

La placa de sarro que va poco a poco recubriendo los dientes del perro está compuesta por células muertas, saliva, proteínas, restos de alimentos y bacterias.

Empieza siendo una placa amarillenta y si no se tiene el cuidado que corresponde pasa a ser de un color cada vez más oscuro y más duro lo que puede causar gingivitis, retracción de las encías, caries dental y la pérdida de piezas dentales. ¿Una solución? Limpieza regular de los dientes del perro.

5. El cepillado de los dientes del perro.

Hazte con un cepillo de dientes hecho especialmente para perros o bien un trozo limpio de gasa suave para envolver alrededor de tu dedo.

Consulta con tu veterinario para saber qué pasta dental hecha especialmente para los caninos comprar.

Se puede hacer una pasta de bicarbonato de sodio y agua, sino se quiere comprar ninguna pasta dental para perros. Nunca utilices fluoruro con los perros de menos de seis meses de edad porque puede interferir con la formación del esmalte de sus dientes. En ningún caso utilices pasta de dientes para nosotros, los humanos, porque pueden irritar su estómago.

Hay también enjuagues bucales especiales para los perros, puedes preguntar a tu veterinario sobre cuáles son los mejores productos que puedes utilizar.

6. Cómo hacer más fácil el cepillado de los dientes del perro.

Tomar estas medidas hará que el cepillado sea mucho más fácil para ti y tu perro:

Primero es conveniente acostumbrar al perro a la idea de que le vas a cepillar sus dientes habitualmente, ya que en ocasiones no es nada fácil. Masajear sus labios con el dedo en un movimiento circular durante 30 a 60 segundos, una vez o dos veces al día durante unas semanas puede ser una buena solución para que se acostumbre. Luego, continuar con los dientes y las encías.

Cuando tu perro parezca cómodo a la situación del cepillado, poner un poco de pasta de dientes especial para perros o una pasta de bicarbonato de sodio y agua en los labios para que se vaya acostumbrando a su sabor.

A continuación, introducir un cepillo de dientes diseñado especialmente para los perros, debe de ser más pequeño que un cepillo para humanos y además tienen cerdas mucho más suaves.

Por último, aplicar la crema dental de los dientes para un cepillado suave.

Mejor saber de antemano por medio de un veterinario si las encías están sanas o inflamadas (en los casos en los que no se ha tenido un buen cuidado de los dientes del perro) para poder cepillar las zonas más sensibles o inflamadas de forma más suaves.

Cuidados de la boca del perro Antes de cepillarle los dientes puedes acostumbrar al perro a la limpieza haciéndole un masaje circular con los dedos en sus labios durante un rato, también en los dientes encías, asi durante unos días. ¡Todo sea por salud de la boca del perro!



7. Técnica de cepillado para el cuidado de la boca del perro.

Sí, aunque parezca mentira hay una técnica en el cepillado de los dientes del perro.

Colocar el cepillo o el dedo envuelto en una gasa en un ángulo de 45 grados con respecto a los dientes del perro y limpiar con pequeños movimientos circulares sobre una parte de la boca, levantando los labios si fuera necesario. La parte externa de la base del diente, la que toca las mejillas suele ser donde más sarro se acumula por lo que cepillar con mayor insistencia ahí, hacia abajo con fuerza, puede ayudar a eliminarlo mejor.

Si tu perro se resiste a tener las superficies internas de los dientes limpios, tampoco hace falta insistir mucho en ella, ya que sólo una pequeña cantidad de sarro se acumula en esta parte de la dentadura. Es aconsejable dar un cepillado dos o tres veces a la semana.

8. Conocer diferentes enfermedades de la boca en el perro.

Familiarizarse con los posibles problemas en la boca del perro con los que te puedes encontrar ayudará a determinar cuándo es el momento de ver a un veterinario sobre algún posible tratamiento, estas son los trastornos más comunes:

Periodontítis o piorrea es una infección dolorosa entre el diente y la encía que puede acabar en la pérdida de dientes y que la infección se extienda al resto del cuerpo. Los signos son los dientes flojos, mal aliento, dolor de dientes, estornudos y secreción nasal.

La gingivitis es una inflamación de las encías, causada principalmente por la acumulación de placa, el sarro y las bacterias que producen enfermedades por encima y por debajo de la línea de las encías. Los síntomas incluyen el sangrado, encías rojas, hinchadas y el mal aliento. Es reversible con limpiezas dentales regulares.

La halitosis o mal aliento puede ser el primer signo de un problema de la boca y es causada por bacterias que crecen a partir de partículas de alimentos atrapados entre los dientes o infección de las encías. Es un trastorno que suele darse especialmente en perros pequeños. El cepillado regular de los dientes del perro es, como hemos dicho, una gran solución.

Inflamación de las encías se desarrolla cuando el sarro se acumula demasiado y la comida se queda atascado entre los dientes. Aparte del cepillado, una visita anual al veterinario ayudará a poder tratar y mantener mejor las encías de la boca de tu perro.

La proliferación de enfermedades de las encías se produce cuando la encía crece sobre los dientes y debe ser tratada para evitar la infección de las encías. Hay gran predisposición en algunas razas como los boxer y bull terriers de este tipo de trastornos, que puede ser tratada con antibióticos.

Tumores bucales aparecen como bultos en las encías. Algunos son malignos y deben ser eliminados quirúrgicamente.

Quistes salivales parecen ampollas grandes llenas de líquido (saliva) debajo de la lengua, pero también pueden desarrollarse cerca de las esquinas de la mandíbula, por la zona cercana al cuello. Hay casos que con un drenaje basta para solucionarlo pero en muchos otros el extirpar la glándula salivar es la mejor opción.

La hipoplasia del esmalte es una lesión adquirida o congénita caracterizada por depresiones en la superficie de un diente, en parte de él o en todo él, o puede ser generalizado en toda la dentadura del perro. Esto puede ocurrir si un perro tiene moquillo en la edad de cachorro. Los dientes permanentes del cachorro pueden aparecer ya erosionados y ya no se puede hacer gran cosa. Como el daño es permanente, los dientes con caries deben ser retirados por un veterinario.

Cuidado de la boca del perro ¡¡Ya sabes!! El cepillado de dientes es básico para el cuidado de la boca del perro, tal y como lo es para nosotros. No sólo por el bien del bolsillo, sino sobre todo por la salud.



9. Haz que tu perro mastique.

Los diferentes juguetes que hay en el mercado para masticar, así como productos como huesos, golosinas, galletas o premios y sancks para el cuidado de los dientes de los perros, además pueden satisfacer el deseo natural del perro para masticar, al tiempo que tienen sus dientes fuertes.

Utilizando estos productos de forma habitual también ayuda a masajear sus encías y a mantener los dientes limpios raspando el sarro aún blando. Siempre es bueno oír la recomendación de tu veterinario sobre los diversas marcas de galletas para perros o huesos que sean los más adecuados y saludables para tu perro.

Esta costumbre también reduce el nivel de estrés en general del perro, evita que se aburra y le da una salida adecuada para su necesidad natural de masticar.

10.  Una dieta para que el perro tenga sus dientes sanos.

Pregunta a tu veterinario acerca de un alimento seco especialmente formulado para que pueda ralentizar la formación de placa y sarro. También, es muy conveniente evitar alimentar de las sobras de la comida nuestra al perro, sustituyendo esta mala costumbre dándole golosinas, premios o galletas para perros que están especialmente formuladas para mantener los dientes de tu perro sanos y limpios.

En resumen, la higiene y el cuidado de la boca del perro es una cosa muy importante para tu perro en su nutrición y en salud, de esta forma podrás disfrutar de tu peludo amigo mucho más tiempo.

alimento deshidratado para perros



comments powered by Disqus