Cosas que debes saber sobre la alergia alimentaria en los perros

Cosas que debes saber sobre la alergia alimentaria en los perros

Hoy en día la alergia alimentaria representa aproximadamente el 10% de todas las alergias observadas en los perros. Es la tercera causa más común después de la picadura de la pulga y la dermatitis atópica. Las alergias a los alimentos o aditivos constituyen el 20% de las causas de la picazón y el rascado en los perros.

La alergia alimentaria afecta mayoritariamente a mascotas como perros y gatos. A diferencia de la dermatitis atópica, no existe un vínculo concreto entre las diferentes razas y las alergias alimentarias.

Este tipo de alergias afectan por igual a machos y hembras, tanto si están castrados como no. Pueden presentarse a partir de los cinco meses en cualquier edad.

¿La alergia alimentaria es lo mismo que la intolerancia?

Hay una distinción que debe hacerse entre lo que es la alergia alimentaria y lo que es la intolerancia alimentaria.

Si a tu perro le das, por ejemplo pollo y al rato vomita y tiene diarreas y le vuelves a dar de nuevo pollo y le pasa lo mismo, entonces esto es que tu perro tiene intolerancia. Si, por el contrario, le das pollo y le sienta bien, sin vómitos ni diarreas pero le pican las patas, pecho y/o las orejas, esto se le puede llamar alergia alimentaria.

alergia alimentaria en los perros

Diferencia entre un perro con alergia alimentaria o con intolerancia a algún alimento: Si el perro vomita lo que ha comido o tiene diarrea puede ser intolerancia. Si al perro le sienta bien lo que ha comido pero tiene picores en patas, orejas y/o pecho puede ser alergia alimentaria.


Las alergias alimentarias muestran los síntomas característicos de los problemas de la piel y picazón asociados con alergias caninas.

Las intolerancias alimentarias pueden causar diarrea o vómitos, y no crear una respuesta alérgica típica.

Las intolerancias alimentarias en animales son muy similares a las de las personas que contraen diarrea o dolor de estómago por comer alimentos picantes o fritos, por ejemplo. Afortunadamente, ambas, intolerancias alimentarias y alergias, se pueden eliminar con una dieta libre de agentes ofensivos.

Varios estudios han demostrado que algunos de los ingredientes de la dieta son más propensos a causar alergias alimentarias que otros. Las causas más comunes de alergias alimentarias provocadas en los perros son los productos lácteos, pollo, cordero, pescado, huevos de gallina, maíz, trigo y soja. Por tanto la causa más común son precisamente los ingredientes más comunes en los alimentos para perros. Esta correlación no es una coincidencia. Mientras que algunas proteínas pueden ser ligeramente más antigénicas que otras, muchas son similares en forma y la incidencia de reacciones alérgicas está probablemente asociada con la cantidad administrada.

¿Qué síntomas pueden aparecer en caso de alergia alimentaria?

El síntoma principal es la picazón o comezón en la piel que afecta principalmente a la cara, las pezuñas, las orejas, las patas delanteras, las axilas y el área alrededor del ano. Los síntomas también pueden incluir infecciones de oído crónicas o recurrentes, caída del pelo y calvas en el pelaje, rascarse en exceso, puntos calientes y aquellas infecciones de la piel que responden al uso de antibióticos, pero que reaparecen después de suspender su administración.

Hay evidencia de que los perros con alergias a los alimentos a veces pueden tener una mayor frecuencia de los movimientos intestinales. Varios estudios han demostrado que los perros no alérgicos tienen alrededor de 1,5 deposiciones por día mientras que en algunos perros con alergias a los alimentos pueden tener 3 o más por día.

Es difícil distinguir un animal que sufre de alergia a los alimentos de un animal que sufre de atopia u otro tipo de alergia basándose simplemente en las señales físicas.

Sin embargo, hay algunos signos que aumentan la sospecha de que la alergia alimentaria puede estar presente. Uno de ellos, son problemas de oído recurrentes, como hemos mencionado anteriormente, en particular provocado por infecciones por hongos.

Otro signo son los problemas moderados o graves de la piel, sobre todo si el perro es joven.

alergia alimentaria en los perros

Las rojeces y picores en las pezuñas y patas es un posible síntoma de alergia alimentaria.


Un tercer signo es si sufre de alergias todo el año, o si los síntomas comienzan en el invierno.

También, si le pica la piel frecuentemente y no responde a ningún tratamiento con algún tipo de esteroides puede ser un signo de alergia alimentaria.

Debido al hecho de que muchos otros problemas pueden causar síntomas similares y que muchas veces los animales padecen más problemas que sólo las alergias a los alimentos, es muy importante que todos los demás problemas están debidamente identificados y tratados antes de someterse a diagnóstico de alergias a los alimentos.

La atopia, alergias por la picadura de la pulga, hipersensibilidad de los parásitos intestinales, la sarna sarcóptica, la levadura o las infecciones bacterianas pueden causar síntomas similares a alergias a los alimentos.

Ensayos de comida y las dietas de eliminación: Un juicio de alimentos consiste en alimentar a un animal con nuevas fuentes de alimento de proteína y de hidratos de carbono (que el perro no haya comido nunca antes) durante al menos 12 semanas.

En el mercado hay ya desde hace mucho tiempo una gran variedad de tales dietas. El veterinario puede ser una buena referencia en este aspecto para darle a tu perro un tipo de dieta de calidad.

También puedes encontrar dietas especializadas que contienen proteínas y carbohidratos que se llegan a descomponer en partes moleculares tan pequeñas que ya no daría lugar a una respuesta alérgica. A estas dietas se las denominan  dietas de proteína hidrolizada. Las dietas caseras para estos casos son de uso frecuente, ya que los ingredientes pueden ser cuidadosamente controlados.

Independientemente de la dieta que se utilice, debe ser lo único que el animal coma durante las 12 semanas. Esto significa que nada de medicamentos con sabor, ni de carne cruda, ni juguetes con alimentos o sabores, absolutamente nada más que la comida especial y agua.

Si quieres darle a tu perro algunas galletas para perros, premios o snack, tiene que estar basado en el alimento de la dieta que le estás dando.

Además se debe de tener un control sobre el acceso del perro a otros alimentos o las basuras, intentando apuntar cualquier incidencia relacionada con esto para el control del veterinario.

Los veterinarios suelen recomendar llevar este tipo de dieta especial durante 3 semanas, pero nuevos estudios muestran que en los perros con alergias a los alimentos que se les ha aplicado esta dieta, el 26% respondieron a partir el día 21 y la gran mayoría, sin embargo, respondió en el tiempo de 12 semanas.

Si el perro muestra una marcada reducción o eliminación de los síntomas, a continuación, al animal se le administra de nuevo alimento original. A esto se le llama "prueba de provocación" y es esencial para confirmar el diagnóstico. Si los síntomas vuelven después de volver a la dieta original, se confirma el diagnóstico de la alergia a los alimentos. Si no ha habido ningún cambio en los síntomas, pero se sigue sospechando en una alergia a los alimentos, otro tipo de nuevo alimento se le puede incluir en su alimentación.

Este es el mejor método para poder saber si tu perro tiene una alergia de alimentos y cuáles son los causantes de la alergia alimentaria.

¿Los análisis de sangre pueden darnos evidencias de alguna alergia alimentaria?

Sobre las pruebas de sangre no hay evidencia alguna de que las analíticas sean precisas para el diagnóstico de alergias a los alimentos. Hay veterinarios dermatólogos que insisten en que no hay nada concluyente en estas pruebas de ningún tipo en el diagnóstico de las alergias alimentarias.

Mientras que las pruebas sanguíneas especializadas se pueden utilizar para ayudar en el diagnóstico de atopia, no se obtienen resultados satisfactorios en el diagnóstico de alergias a los alimentos.

¿Qué tratamiento se puede seguir en caso de alergia alimentaria?

alergia alimentaria en los perros

El veterinario es el que debe de diagnosticar cualquier alergia alimentaria en el perro e indicar el tratamiento en base al juicio de sus alimentos con la dieta correpondiente y la posterior prueba de provocación.


Evidentemente, es el veterinario el que debe de dar el tratamiento adecuado en base al juico anterior de los alimentos que el perro consume y luego los causantes son eliminados de la dieta.

Un alivio a corto plazo puede ser administrando ácidos grasos, antihistamínicos y los esteroides, pero la eliminación de los productos dañinos de la dieta del perro es la mejor solución.

Si optas por alimentar a tu perro con dieta hecha en casa, entonces se puede probar periódicamente a la mascota con la introducción de nuevos ingredientes y determinar qué ingredientes pueden estar causando la alergia a los alimentos. Se van introduciendo alimentos nuevos a los ya metidos en su dieta de control y si se comprueban nuevos síntomas alérgicos, identificar y quitar los alimentos causantes.

Las dietas caseras es esencial que sean equilibradas, con la cantidad correcta de todos sus nutrientes. Dietas caseras para dicho uso a largo plazo deben ser desarrolladas por un nutricionista veterinario.

Ten en cuenta que algunas mascotas con alergias a los alimentos pueden desarrollar alergias a los alimentos si son administrados durante mucho tiempo o muy a menudo. Si se ve que vuelven distintos signos de alergias a los alimentos es importante que se consulte al veterinario que lo supervisa.

Ya sabes, si tu perro tiene algún episodio sobre alergia alimentaria o intolerancia de algún alimento en especial, visita a tu veterinario, que él te podrá ayudar.

alimento deshidratado para perros


comments powered by Disqus