Estudios sobre la Leishmaniosis canina que te interesan

Estudios sobre la Leishmaniosis canina que te interesan

La leishmaniosis canina (también llamada leishmaniasis canina) es una enfermedad cada vez más en aumento que afecta a un número considerable de perros en todas las partes del mundo, catalogada como enfermedad crónica grave y, en muchos casos mortal.

¿Qué es la Leishmaniosis y cómo se transmite?

Esta enfermedad contagiosa y crónica (debe de ser tratada de por vida, no hay vacuna alguna) que la produce un tipo de parásito unicelular, un protozoo llamado "Leishmania Infantum" y que normalmente se transmite entre especies de animales y también entre animales y humanos (se cuentan por millones los casos en zonas pobres del mundo de esta enfermedad y su mortalidad entre humanos, perros y otras especies como en gatos).

leishmaniosis canina Esta es la mosca de la arena, la causante principal de la Leishmaniosis canina y también de los casos de Leishmaniosis humana y en gatos en el mundo.



Este parásito es transmitido al mamífero por la picadura de la llamada "mosca de la arena", un diminuto insecto donde el parásito va cambiando y se va convirtiendo en infectivo.

Esta enfermedad sólo se contagia por vía sanguínea, por lo que tener un perro o gato con Leishmaniosis no significa que pueda contagiarse si no hay contacto con sangre.

Síntomas de la Leishmaniosis canina

La Leishmaniosis es, en muchas ocasiones, muy difícil de detectar sin exámenes complejos debido a su cierta inactividad.

Se pueden dar algunos síntomas significativos en la Leishmaniosis canina para su rápido tratamiento:

-- Pérdida de pelo. Este es el más claro, aunque con las mudas puede no ser de importancia, pero es uno de los primeros síntomas.
-- Heridas en la piel, orejas y patas a modo de pequeñas úlceras.
-- Ojos tristes y llorosos.
-- Pérdida de apetito y de peso.
-- Sequedad de la trufa y hemorragias nasales.
-- Crecimiento exagerado de las uñas.
-- Fiebres.
-- Cojeras. Esto es debido a que la enfermedad intrusa en la sangre también se introduce en el líquido sinovial provocando obstrucciones.

leishmaniosis canina La pérdida de pelo, pérdida de apetito, heridas en la piel, orejas, ojos y patas, son los síntomas más característicos de la Leishmaniosis canina o felina.



La atención por tanto, en el apetito, los ojos, el pelo y la piel en las zonas indicadas son las claves para poder percibir que hay algún problema con tu peludete y así poder evitar la Leishmaniosis canina.

Para prevenir la Leishmaniosis canina hay varios tipos de productos en el mercado que pueden hacer de repelentes de mosquitos, como collares o lociones tópicas.

Incluso ya se comercializa algún tipo de alimento o comida para perros y gatos, galletas para perros o para gatos o snacks que hacen alguna función de repelente para mosquitos.

Siempre es bueno la consulta al veterinario para saber cuál es el producto o alimento para perros especializado que encaje mejor en el perro que se tenga como compañero peludo o en el gato.

Avances significativos en la detección de la Leishmaniosis canina

Desde hace más de 25 años la Universidad de Extremadura tiene un equipo de estudio exclusivo sobre la detección y el análisis de la Leishmaniosis y no hace mucho tiempo que se ha publicado en la revista Acta Tropica la conclusión de su estudio que describen una nueva técnica que detecta la enfermedad con gran exactitud gracias al simple estudio del pelo.

Los principales objetivos de estos estudios han sido los casos de los mamíferos más afectados, los perros, como animales domésticos y mucho contacto con los seres humanos, también los zorros y los lobos por el gran índice de padecimiento de esta enfermedad en muchos ejemplares en la zona de Europa.

Es por tanto, evidente, que este nuevo método para detectar la Leishmaniosis se prevé sea mucho más fácil, fiable y barato, además de entrañar menos sufrimiento para aquellos mamíferos más propensos a la enfermedad, en comparación con los actuales métodos de diagnóstico ya que dichos métodos combinados son muy costosos en recursos humanos, en tiempo y económicos.

Actualmente, de una parte existen pruebas parasitológicas, como el análisis de tejidos de ciertos órganos como el hígado o bazo y también de la médula ósea y de otra parte la aplicación de métodos inmunológicos para la detección de anticuerpos en sangre o el estudio de la inmunización de las enzimas.

Ahora, con esta nueva investigación sobre la Leishmaniosis, se comprueba que en el pelo se pueden encontrar indicios claros de restos de ADN de esta enfermedad, así como ya ocurre con otras variadas y múltiples sustancias tóxicas y enfermedades, según informaciones del SINC.

Con estos estudios también se consolida la demostración de que el pelo funciona como un mecanismo fisiológico muy útil para poder expulsar o eliminar sustancias tóxicas o enfermedades.

leishmaniosis canina El análisis del pelo se puede convertir en el método más barato, menos agresivo y más sencillo para detectar la Leishmaniosis canina, tal y como ocurre para otras enfermedades o para detectar sustancias tóxicas.


¿Qué os parecen estos nuevos avances sobre la detección de la Leishmaniosis canina?

¿Creéis que puede haber pronto una vacuna para esta grave enfermedad?

Infografía de portada tomada de: Amap Barcelona

alimento deshidratado para perros


comments powered by Disqus