Lebrel Afgano

La elegancia personificada en esta raza de perro ancestral

Lebrel Afgano
Contenido del artículo
  1. Historia del Lebrel Afgano
  2. Características del Lebrel Afgano
  3. Temperamento del Lebrel Afgano
  4. Salud del Lebrel Afgano
  5. Cuidados al Lebrel Afgano
  6. Alimentación del Lebrel Afgano
  7. El Afgano, niños y otras mascotas

Si tenemos que personalizar la elegancia y el estilismo en una raza de perro seguro que nos viene a la cabeza el Lebrel Afgano, también llamado Sabueso Afgano o Afgan Hound, un tipo de raza de perro sabueso que puede considerarse de las razas más antiguas de la Historia.

Esta antigua raza de perro es considerada como única ya que tiene una apariencia muy diferente a cualquier otra: una capa de pelaje sedoso espectacular, una cara exótica y una complexión delgada hacen al Lebrel Afgano un tipo de modelo canino de moda, ganador en cualquier exposición canina.

El sabueso afgano se usaba en sus orígenes como un perro cazador de grandes presas tanto en los desiertos como las montañas del Afganistán, país donde se necesita resistir a su frío extremo tanto como al calor del desierto.

La capacidad para correr rápido y su resistencia para correr grandes distancias fue una de las características muy bien avenidas para los cazadores para mantener a raya a los animales peligrosos como los leopardos y ayudar en su captura.

Otra gran capacidad como la de pensar y cazar de forma independiente, instintiva, sin dirección humana era una gran ventaja a usar en la caza desde los inicios.

Aunque hoy en día el Lebrel Afgano no es un perro cazador de leopardos sigue persistiendo en él la naturaleza independiente de un sabueso.

El lebrel afgano de cachorro puede llegar a ser bastante travieso, pero según va madurando suele intentar no llamar la atención de nadie y en ocasiones no procura mimos ni caricias como otro perro, tan solo cuando él mismo decida. Aún así este sabueso afgano puede ser muy tierno cuando quiere y también tiene fama de "payasete" por lo que se puede uno divertir muchísimo con él y pasar grandes e inolvidables momentos.

Historia del Lebrel Afgano

El Lebrel Afgano es una raza de perro que puede tener de entre 10 y 7 mil años, recientemente investigadores que descubrieron según análisis de ADN que es una raza de perro de las más antiguas que se conocen y además es una raza que ha llegado prácticamente sin cambios significativos en su fisionomía ya que ha conservado sus características básicas tales como: miembros longilíneos, el hocico alargado y el espíritu cazador.

Si bien no se sabe exactamente el origen de esta raza, hay cierta documentación gráfica o escrita de su bagaje por la Histora que merece que la incluyamos:

- Documentos manuscritos que provienen de China sobre pueblos nómadas conquistadoras de la región norte de Afganistán.

En estos manuscritos se habla de rebaños de cabras y perros que las cuidan, perros veloces, grandes y de pelo largo con ciertas dotes de fiereza que eran empleados también en la caza.

- Diez siglos antes de Cristo de describe al Afgano como un tipo de perro cazador, pastor de rebaño de ovejas y muy veloz.

- Un ánfora helenística datada en el siglo VI antes de Cristo tiene dibujados varios ejemplares de un tipo de Galgo con pelaje largo.

- Un sello del siglo III antes de Cristo muestra un perro con el parecido al Lebrel Afgano, estilo Galgo, con pelaje largo en su rabo hacia arriba y en sus largas orejas.

- Aproximadamente 1450 antes de Cristo se encontró en la tumba de Rekh-mi-Re, un antiguo noble egipcio en la época de la dinastía XVIII que sirvió como gobernador del pueblo, un panel con un grupo de sabuesos con las orejas caídas y pelos en su cola.

- En el año 1500, el orfebre Benvenuto Cellini, hizo una medalla titulada "Persian Greyhound". El nombre del Galgo Persa, Saluki refiriéndose tanto a los flecos de pelo de la cola, como a la "pequeña túnica afgana" como pelaje. 

Los orígenes del Afgano provienen de la zona de la antigua Persia y del Afganistán, donde el nombre original de la raza era Tazi. La raza se cree que data de la época precristiana, estrechamente relacionada con el Saluki, un tipo de perro criado en el Oriente Medio clasificado como Lebrel con pelaje corto.

De esta raza, que ha gozado del favor de reyes y nobles de la Historia, se tiene la primera documentación de un criador occidental afgano es la de un oficial inglés estacionado cerca de Kabul. 

Los perros afganos importados a Inglaterra en 1925 por oficiales militares británicos destinados en la frontera entre India y Pakistán y luego se fueron importados a América. La raza fue reconocida como Lebrel Afgano por el American Kennel Club en 1926 y el afgano Hound Club of America fue admitido como miembro del AKC en 1940.

Zeppo Marx, de los hermanos Marx, fue uno de los primeros en traer perros afganos a América. 

Fueron ganadores del "Best in Show" en Westminster en 1957 y 1983.

A finales de la década de 1970, la popularidad del perro se disparó cuando Barbie, responsable de más del 80 por ciento de las ganancias de Mattel, y Beauty, se abrieron paso en los hogares y corazones de innumerables niñas estadounidenses con su mascota Afghan Hound. Durante esta misma década, el desarrollo de competiciones de señuelo se sumó al atractivo de la raza.

En la década de 1980, el afgano se convirtió en una popular estrella raza de perro de la serie American Kennel Club y a pesar de su naturaleza independiente, se ha convertido también en la competencia de las razas especialmente especializadas en obediencia.

Características del Lebrel Afgano

El estándar del Lebrel Afgano del AKC lo describe como "un aristócrata, toda su apariencia es de dignidad y distancia ... ojos mirando a lo lejos como en la memoria de épocas pasadas" y pienso que no le falta razón para ello. Sin duda el Sabueso Afgano derrocha estilo y elegancia.

La apariencia general del Afgano de una constitución atlética, esbelta y elegante, siendo veloz en carrera con gran resistencia, de caderas altas que le aportan agilidad. 

El tamaño de un Lebrel Afgano tiene una altura hasta la cruz de entre 61 y 74 cm y un peso que oscila de 19 a 27 kilos, las hembras siempre de más pequeño tamaño que los machos, por lo que es considerado como un tipo de raza de perro grande.

La cabeza del Lebrel Afgano es pequeña, afinada, con pelo largo y sedoso que le tapa sus ojos almendrados, con hocico alargado, trufa negra y orejas alargadas peludas, caídas, con muchas de las características de un Galgo (puede interesarte leer este post que le dedicamos al "Galgo Español").

Además cuenta con unos dientes que se encuentran en una mordida de nivel o tijera.

Su cuello es alargado y fuerte, con unas caderas prominentes.

Las patas delanteras del perro Afgano son rectas y fuertes, y sus pezuñas son grandes y están cubiertos con pelo largo. 

Su cola es larga y suele estar hacia arriba y tiene un anillo o un rizo en la punta, pero no le llega a su espalda.

El pelaje de los Afganos  es largo -exceptuando la parte de la espalda- y sedoso y que puede ser de diferentes y variadas combinaciones de colores, incluyendo el negro y el marrón, aunque los más habituales de ver son de color rubio, cobrizo o arena. 

 

 Lebrel Afgano 

Temperamento del Lebrel Afgano

El carácter del perro Afgano, como buen sabueso, es el de un perro "digno", valiente, afectuoso, enérgico, muy leal y también sensible

Es un perro de una sola persona o como mucho del núcleo de la familia y suelen ser perros desconfiados con los desconocidos, -no busques un recibimiento efusivo de un Afgano en cualquier caso-, aunque sin llegar a ser perros agresivos.

Tampoco se le puede considerar un perro muy ladrador, lo que le hace un perro no muy apto para guardar la casa aunque sí un perro más silencioso.

Un perro Afgano necesita de un alto grado de actividad y juego. No es el compañero más adecuado para vivir en espacios reducidos pues necesita de espacio para poder correr y husmear libremente. 

Aunque tranquilo en el interior, al Afgano no se le debe dejar sin supervisión durante largos períodos de tiempo así como tampoco se le de be de privar de ejercicio de carrera alguno, ya que se aburre fácilmente y luego puede convertirse en un peludete gravemente destructivo

Es un perro muy independiente lo que puede hacerse algo más difícil su educación, aunque esto no evita que se le pueda educar con eficiencia para hacer del Afgano un perro equilibrado y un buen compañero con ciertas dosis de paciencia.

El Afgano tiene una baja tolerancia al dolor. Una herida menor es más molesta para esta raza que para otras razas, incluso puede llegar a parecer muy quejica o infantil.

No es conveniente un trato rudo o brusco a este perro por su sensibilidad y brío. Un trato brusco puede hacer que un Afgano se vuelva retraído, por lo que un trato amable y suave, con bondad y paciencia funciona mucho mejor en este tipo de raza.

Salud del Lebrel Afgano

Por lo general los Afganos son perros bastante saludables, pero cada raza es propensa a distintas enfermedades y pueden tener ciertas condiciones de salud predispuestas por raza, por lo que si tienes o quieres tener un Afgano es bueno que sepas.

Si se pretende tener a un Lebrel Afgano como compañero siempre será mejor que se acuda a un criador con cierta reputación y que cuente con diferentes certificados de salud como referidos a la displasia, bien de cadera, bien de codo, el hipotiroidismo o enfermedad de von Willebrand, certificaciones de salud ocular o sobre la trombopatía, por poner algunos ejemplos.

Hay ciertas enfermedades o trastornos a tener en cuenta en esta raza:

- Alergias. Suelen ser muy típicas en los afganos con síntomas como los estornudos, letargo, secreciones nasales y en los ojos y pérdida de pelaje. Si se observa en el Afgano alguno de estos síntomas no dudes en ir al veterinario para un exámen y posterior tratamiento.

- El cáncer canino. Especial atención a aquellas llagas o golpes que no sanan.

- Cataratas tempranas. Una de las enfermedades oculares más comunes en toda raza de perro a la que un Afgano está predispuesto a tener en edades tempranas.

- Hipotiriodismo. Este trastorno de las glándulas tiroides suele tener unos síntomas que van desde las infecciones de oídos, pasando por infecciones de piel de tipo bacteriano, pérdida de pelaje, depresión y letargo. El veterinario después de su análisis y diagnosticado el problema dará las pautas de dieta alimentaria -seguramente limitada o restrictiva de hidratos de carbono como un alimento para perros natural- y medicación.

Cuidados al Lebrel Afgano

El Afgano es un perro que necesita de varios cuidados regulares, dado su pelo largo, su baja tolerancia al dolor y su morfología general, por lo que seguro que pasarás mucho tiempo con él y más si eres de los que suelen participar en exposiciones o competiciones para mostrar a tu peludete amigo.

El pelaje del perro Afgano debe estar mantenido al menos en 2 o 3 veces por semana

El espectacular largo pelaje de un Afgano merece estar siempre radiante. El cepillado se hace imprescindible para mantener el pelaje de tu Afgano en perfectas condiciones. Acostúmbralo al cepillado desde cachorro pues así con el tiempo será menos tedioso.

El corte de pelo y arreglos varios supone una gran dosis de técnica y quizá sea mejor que lo haga un peluquero canino para una mejor apariencia y mejor conservación del pelaje.

Revisa las orejas de tu Afgano

Todas las razas con orejas colgantes tienden a tener problemas con las infecciones del oído, por lo que es conveniente revisarle las orejas al peludo al menos semanalmente para prevenir trastornos o infecciones del oído. Con una bolita de algodón humedecida con líquidos específicos para esta higiene ue te pueda procurar o indicar tu veterinario podrás limpiarle las orejas y oídos.

El cuidado dental

El cepillado de dientes en el Afgano es importante mínimo 2 o 3 veces por semana para evitarle problemas en las encías y así poder quitarle el sarro y mitigar el mal olor de boca. Puedes leer nuestro post "10 consejos para un buen cuidado de la boca del perro" que seguro te será de ayuda a la labor.

También te pueden ayudar a complementar dicha limpieza, siendo algo agradable y de calidad que le aportará un buen momentazo a tu perrete, algunas galletas para perros para tener dientes más limpios, ¡les será un bocado delicioso!

El cuidado de sus uñas

Otro de los rituales de higiene a un perro es el cortarle las uñas, más que otra cosa para que no se sienta muy incómodo y por el bien de tus muebles y suelo, si es que tienes suelo de madera tipo parquét o tarima. Con una o dos veces al mes es suficiente.

 

 

Mientras se asea al perro puedes ir observando si tiene heridas, llagas u otros posibles problemas en los ojos, orejas o rabo. Es importante esta exploración para prevenir problemas potenciales o detectarlos para un rápido tratamiento, debajo de tanta capa de pelo se pueden esconder problemas que no se ven a simple vista.

Como hemos comentado antes el Afgano es un perro que necesita mucha actividad física y es de paseos largos y de ejercicio, por lo que correr con él -por ejemplo- sería una muy buena idea.

Si pasa en parcela la mayor parte del tiempo, con espacio para correr y jugar, es mucho mejor, no es un perro de espacios reducidos ni de estar encerrado en casa mucho tiempo. Eso sí, ten una valla alta y procura que todo el sitio donde esté cerado bien porque el Afgano es un perro experto escapista, dada su independencia y seguro que alguna fuga te prepara.

La educación del Afgano, como la de cualquier perro, mejor realizarse desde cachorro. El Afgano puede llegar a ser algo tozudo en algunos momentos y teniendo tanto sentido de independencia puede hacerse un poco complicada su educación, por eso es mejor empezar lo antes posible para que se vaya acostumbrando y llegar a mitigar ese carácter en el futuro, cuando se haga adulto y tener un perro lo más equilibrado posible.

Aunque el Afgano no es un perro que suela ser persistente o pesado como ocurre en otras razas para procurar siempre alimento, puedes intentar reforzar el entrenamiento con algunas golosinas o galletas -si son caseras sin aditivos mejor- para perros como las galletas hechas con merluza y champiñón, una delicia casera con muchas propiedades nutricionales que quizá pueda convencerle de hacer lo que el "jefe de la manada" quiera que haga.

Alimentación del Lebrel Afgano

El Lebrel Afgano se puede considerar una raza de perro grande y por tanto debe ser alimentado con las cantidades recomendadas de alimento para su talla, edad y también según su actividad física diaria. Si se le dan galletitas o cualquier otro alimento bueno para él fuera de lo que es su dieta, las tomas deberán de ser de menor cantidad para así evitar el sobrepeso u otros problemas relacionados con el aparato digestivo.

Puedes ojear las cantidades y características de alimentación en esta relación sobre un tipo de alimento natural como el conformado en una dieta Barf de ternera, sin ningún tipo de cereal -lo que es muy bueno en caso de que el Afgano tenga hipotiroidismo- y complementado con ingredientes como las semillas de Chía, un superalimento con grandes propiedades nutricionales para las necesidades de un Lebrel Afgano.

Los perros, aunque no te lo creas, también se aburren de comer siempre lo mismo, aparte de que su sistema digestivo se acopla a lo que siempre come por eso es bueno una variedad en la dieta del perro de cuando en cuando. Compaginar dieta de pienso seco -que es el preferido del Afgano- con alimentos o piensos húmedos o deshidratados -o bien un tipo de dieta Barf- no es malo para él, eso sí, siempre hacerlo en distintas tomas cada tipo de pienso o alimento y con las cantidades recomendadas de cada clase de alimento para perros.

Dado que tiene un pelaje muy denso y sedoso, una fuente de aceites esenciales dada por un tipo de alimentación natural casera de calidad y sin ingredientes artificiales, como el Omega3 puede ser un alimento muy conveniente, como el alimento deshidratado de salmón podrá satisfacer todas las necesidades del Lebrel Afgano, además de ayudar a mantener su pelaje brillante y sedoso así como cuidar sus articulaciones y huesos en perfecto estado. ¡Lo mejor para un corredor nato como el Afgano!

El Afgano, niños y otras mascotas

La naturaleza independiente de Afganistán y su gran tamaño lo hacen más adecuado como compañero de un adulto. 

No es muy probable que el afgano quiera jugar con niños. De hecho, los movimientos rápidos y el nivel de ruido de un niño pueden asustar al afgano. Sin embargo, con socialización adecuada, los afganos pueden adaptarse a la vida en una familia con niños y ser amorosos y con ellos.

El Afgano tiende a disfrutar más la compañía de perros de su propia raza: otros perros Afganos. El Afgano tolerará, incluso será indiferente, a otras mascotas en el hogar. No es sorprendente que el instinto de cazador del Afgano lo lleve a perseguir animales pequeños, especialmente si estos huyen.

A nosotros nos parece que el Lebrel Afgano es una raza muy estilosa, quizá de las más elegantes que se conocen y habitan entre nosotros en la actualidad.

¿Qué te parece a ti el Lebrel Afgano?  

Pienso natural para perros
Descubre nuestro alimento deshidratado de la mejor calidad

Pienso natural para perros

Alimento para perros Cordero
Pienso deshidratado de Cordero para perros con alergias

Alimento para perros Cordero

comments powered by Disqus